¿Aún no tienes cuenta en www.loteriasyapuestas.es? registro en loterias y apuestas

Si ya eres usuario Usuario registrado en www.loteriasyapuestas.es, elige tu juego.

Jugar
Premios
Lotería Azcarreta_Una tradición de Bilbao desde 1914 UNA TRADICIÓN DE BILBAO DESDE 1914

Premios y anécdotas

La suerte tocó la puerta de Lotería Azcarreta tras la catástrofe de las riadas en 1983 que afectó de lleno al Casco Viejo de Bilbao, perjudicando también a nuestra Administración.
El agua llegó hasta el piso superior, arrancando los cristales de protección por lo que tuvo que realizarse labores de pintura y renovación de mobiliario.
Se tardó un tiempo hasta conseguir la apertura tras el triste suceso pero aquel año parece que la gente jugó con más esperanza.
Y caído del cielo, ese mismo año, 1983, tocó el Gordo de Navidad repartiendo 6.000 millones de ptas. entre muchos clientes locales e incluso, del extranjero.
Fue de gran ayuda para recuperar el ánimo de todos los bilbaínos. La gente nos mostró su cariño y apoyo y nos sentimos muy queridos.

Gracias a todos.

  • Loteria Azcarreta en prensa
    Recortes de medios de prensa
  • Quinto premio vendido en Lotería Azcarreta
    Quinto Premio vendido recientemente (Foto: El Correo)
Números bajos

Para quien no crea en estos, se vendió en Azcarreta el número 00001 en 2008. Mismas probabilidades de que toque que cualquier otro número por bonito que nos parezca.

Tiró el premio

Una señora hizo participaciones para su familia y al revisarlo, pensando no había tocado pues se equivocó de sorteo, tiró el que salió premiado con un segundo premio de 80 millones de ptas. de aquella época.

Regalo del Gordo

Unos señores que compraron unos décimos, se fueron a Pamplona a pasar una noche alegre, regalando a sus acompañantes un décimo durante la diversión que resultó premiado con el Gordo. Denunciaron a las señoritas por robo en el lugar del encuentro y la que guardó el número, cobró el premio y en millonaria se convirtió.

La Suerte

Una vez más hacemos referencia a la suerte por ser tan caprichosa.
Y como estas, muchas más anécdotas y todas sorprendentes.

Cargando